CULPABLE

Manchado con la sangre
lleva entre sus manos un cuchillo,
aún están las huellas
y para él todo es tan sencillo.

No es ira lo que siente,
es la culpa quien luce en sus ojos ,
es consciente de lo que hizo
y lava sus manos cual Poncio Pilato
para buscar otro culpable
y borrar la línea que el cruzó.

No es tristeza, es impotencia,
al ver un cuerpo desvanecido
y no encontrar más un sentido
que su loco proceder ,
es muy tarde ha pasado
y aunque corre y grita
ya nada se puede hacer,
el huir es en vano
y para su culpa es imposible.

Aunque un cadáver tenso
y frío no perdona,
él implora su piedad;
Pues dice que no quiso hacerlo
y un momento enloqueció
y fue entonces que pasó lo que pasó.

Ya no es capaz de vivir con esas manos
que pudieron decidir sobre él,
no las quiere las detesta,
pero son ellas las que deciden otra vez,
buscan el lugar más sensible a la vida
y simplemente hacen lo que antes.

Él, solo dice adiós
y con sus ojos desconcertados
mira por última vez el cadáver
de la mujer que amó.

HERNÁN TORRES

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s